Páginas

opuesto al mito urbano

opuesto al mito urbano

martes, 18 de julio de 2017

Di mi nombre

Aleatoriamente el viento
arrastra tus palabras hasta mí,
e inherente, recuesto el alma
a tu voz, o versátil,
como un beso de luz a una flor.

Que mejor cosa que mi nombre
entre tus labios,
o mejor dicho: sentir la grandeza del mundo
con tus palabras,
palabras suaves como el pan
o dulces como la sensación de ensueño
de un beso abierto de entrega,

Para materializar el pensamiento:
basta tu voz recorriendo
la textura interior de mi poesía,
como cuando los átomos del verbo
se juntan con las cuatro estaciones
con lo que dices
y mi condición divergente es un pájaro
que cruza tu existencia
con el halo azul de mi composición.

Sólo dí mi nombre con ese acento diáfano,
invoca los poemas que amontono
cuando hablas
y bañaré mi condición humana
en el agua que sugiere tu silueta,
sin enterarte siquiera
de este cataclismo de mariposas
que siento por tí...

domingo, 16 de julio de 2017

Acorralado de poemas

Ella miraba la fisionomía de las palabras
que aún yo no había dicho;
por los recovecos sin gracia del alma
se quería inmiscuir,
en el impredecible mover del tiempo
me perspectivaba
como una imagen ontológica
que un día después:  yo mismo iba a escribir.

Descalza y con los pies húmedos
por mi pecho, la inspiración
trazaba las huellas susceptibles
de su andar,
estuve por un largo rato flotando
en su encanto,
en la proporción áurea de sus ojos
como el pintor que en el lienzo
su espíritu sabe expresar.

Acorralado de poemas
en el estado natural y sugerente
de su silueta,
como un incienso sagrado
el vapor de mi corazón a ella subió,
no sé si por reverente o por poeta
o quizá porque mi esencia, sin reparo,
en ella se vertió.

Por poco sublimamos nuestros labios,
(al menos en los versos que pensé)
ya que en la luna sumergida de sus ojos
por primera vez en la vida: me encontré...

lunes, 3 de julio de 2017

La húmeda tierra del temblor

Redondas, susceptibles, caudalosas,
se amontonan tus ganas con las mías,
como si se juntasen las poesías
enteras, en mis manos temblorosas.

Se exprimen los riachuelos de tus rosas
por mi piel descubierta de ambrosías;
y son como las páginas vacías
escritas, solamente de tus cosas.

Se pueblan mis sentidos de tu esencia
y todo se evapora en mi interior;
la mezcla de malicia y de inocencia

por la húmeda tierra del temblor;
un golpe de poder y omnipotencia
abriendo los milagros de una flor...